9 de abril de 2021

Como hacer seguimiento y retroalimentación del proceso de aprendizaje a distancia

PARA EL SEGUIMIENTO DEL APRENDIZAJE

Te proponemos aquí  algunas acciones para dar seguimiento al aprendizaje de tus estudiantes en el trabajo a distancia:

Parte de los supuestos, las ideas, las experiencias y los conocimientos que tienen tus estudiantes sobre lo que se abordará en la experiencia de aprendizaje. Para que puedan expresar sus ideas (incluso erróneas), garantiza un clima de escucha, diálogo y respeto, tanto cuando interactúen contigo como con sus familias. Así, sentirán confianza y seguridad para participar. Por ejemplo, en la actividad 1, parte de sus ideas para definir si un alimento puede o no ser consumido en su hogar.

Elabora un organizador semanal de las actividades que realizarás con tus estudiantes y compártelo con la familia a fin de hacer seguimiento. Puedes hacerlo por correo u otro medio, o puedes orientar a los familiares o al adulto a cargo para que lo elabore en casa. De este modo, los estudiantes marcarán la actividad realizada utilizando una figura o un signo que hayan elegido.

A continuación, observa un ejemplo de organizador  para que compartas con tus padres de familia, pueden utilizar diferentes estrategias para el registro, asi como dibujar un X, una carita feliz o triste, etc.

ACTIVIDAD  ¿HE REALIZADO LA ACTIVIDAD?
   
   
   
   
   

Identifica quiénes avanzan con mayor involucramiento, seguridad y autonomía, y quiénes presentan dificultades. Brinda apoyo a estos últimos según sus necesidades. Por ejemplo, en la actividad 4, identifica a los niños y niñas que no estén realizando las tareas que han elegido, y conversa con ellos y su familia sobre las razones. A partir de ello, establece la estrategia más pertinente (ampliar la explicación a la familia, elaborar material adicional, entre otros).


– Hacia el final de la experiencia de aprendizaje, utiliza las imágenes que empleaste para promover la comprensión de la experiencia de aprendizaje y promueve que reflexionen sobre lo que han logrado, las dificultades que han tenido y cómo las han resuelto.

Para realizar la retroalimentación

  Toma en cuenta las siguientes acciones oportunas:


Comunica de forma oportuna qué esperas que logren tus estudiantes con el desarrollo de la experiencia de aprendizaje. Recuerda que estas expectativas se asocian a los criterios. En este proceso, lee, discute y ajusta los criterios de evaluación oportunamente.


Retroalimenta el proceso y las producciones o actuaciones de tus estudiantes usando los criterios de evaluación. Recuerda que se retroalimentan las producciones y actuaciones y no a la persona. 


Durante el desarrollo de las actividades y la elaboración de las diferentes producciones o actuaciones, enfatiza en los aspectos positivos para brindar retroalimentación e incluye acciones concretas y realizables para tus niñas y niños. Por ejemplo, luego de analizar cómo fue la participación de un niño cuando elaboró con su familia el menú de la semana, puedes decirle: “Me contaron que diste tus sugerencias de manera ordenada y esperaste a escuchar lo opinión de tus papás y tus hermanos”. Brinda observaciones y recomendaciones para que mejoren su producto.


Considera las necesidades individuales y grupales de tus niñas y niños para brindarles retroalimentación. A partir de lo identificado, puedes tomar algunas acciones. Por ejemplo, si un grupo mayoritario de tus estudiantes tuvo problemas para identificar en qué actividades del hogar podrían apoyar (actividad 3), puedes hacer que algunos
estudiantes les cuenten cómo lo hicieron.


Brinda retroalimentación específica y priorizada. Recuerda que tus niñas y niños pueden necesitar mejorar en varios aspectos, pero no lo podrán hacer todos a la vez. – Propicia espacios donde tus niñas y niños se autoevalúen. Para ello, puedes plantear preguntas que les permitan identificar lo que han aprendido. Por ejemplo, en la actividad 2, podemos plantear esta pregunta: ¿Cómo participaste en la elaboración de los acuerdos para ordenar tus juguetes?


Programa reuniones con las familias cuyos hijos requieren de más apoyo. En dichas reuniones, destaca los aspectos positivos y los logros de su niña o niño, y provee de estrategias y recomendaciones para mejorar.


Revisa el cuaderno o portafolio de aprendizaje según la calendarización que has realizado para la evaluación de los productos o actuaciones.


Propón algunas preguntas guía para promover la reflexión de tus estudiantes sobre la actividad o el producto que realizan. Por ejemplo: ¿Qué parte te ha resultado más difícil? ¿Qué hiciste para superarla? ¿Cómo llegaste a esa conclusión?

FUENTE: APRENDO EN CASA MINEDU